Populismo liberal: Revilla (¡que maravilla!) y los chicos musculados de la Alt Right


Dice Miguel Ángel Revilla, en una especie de entrevista para El Español, que toda la culpa del yihadismo se la debemos a la foto de las Azores, esa en la que sale Aznar luciendo nuevos amigos. ¡Menudo análisis sesudo¡ Se conoce que el entrevistado es un experto geopolítico de primera línea. ¡Ya quisieran muchos! Todos los días, miles de yihadistas se levantan de la cama pensando en los españoles, con la cara de Aznar en la cabeza, dispuestos a inmolarse en una plaza pública, muriendo y matando, todo porque un día el presidente de España decidió parar los pies al sátrapa de Irak Saddam Hussein.

En general, todas las reflexiones que suele hacer para los medios este economista y político cántabro son del mismo estilo, así de simplistas. Pero la gente le adora. El auditorio se llena cada vez que decide hablar para el público. Y el periodista se pregunta: “Aún no se ha descubierto la fórmula Revilla, esa que lo hace ir varias noches por semana a las televisiones y subir la audiencia ostensiblemente. La misma que crea colas en la Feria del Libro de Madrid para firmar su última publicación: Ser feliz no es caro. Quizá en esa fórmula esté el componente de la naturalidad, quizá el del populismo.”

Revilla es un personaje paradigmático, un ejemplo típico de cómo se puede movilizar el pensamiento general a base de frases vacías y afirmaciones huecas. Leyendo a este pensador “universal”, no sé por qué me he acordado también de aquellos amigos liberales de la derecha alternativa que un día creyeron ver en esas movilizaciones colectivas la solución perfecta a todos sus fracasos como divulgadores del liberalismo.

La derecha alternativa es un conjunto de ideologías de origen estadounidense bastante heterogéneo. Por eso resulta imposible posicionarse a favor o en contra de todo el movimiento. Pero hay una cualidad que la define y que despoja a sus seguidores de toda razón: su populismo recalcitrante.

Uno de los mantras básicos de la Alt Right es la defensa a ultranza que hacen sus adeptos de todo lo que tenga que ver con el pueblo, y el rechazo unánime de todo lo que huela a élite o a poder. Pues bien, soy incapaz de comprar ese nuevo mensaje, toda vez que el pueblo es, la mayoría de las veces, sinónimo de ignorancia y de zafiedad. El pueblo no es nada. A menudo es ejemplo de los peores valores. Son las ideas las que tienen o no algún valor. Es más, muchas élites están ahí precisamente porque tienen un respaldo masivo del pueblo llano, con independencia de que luego adquieran vida propia y cometan más fechorías de las que en principio se les podría presuponer. Entiendo que la apelación al pueblo moviliza grandes masas, tiene mucho músculo y llega a ser una posición bastante más práctica que la de apoyar a las elites de la verdad o la sabiduría. Pero siempre nos hallamos en una encrucijada, y hay que elegir. O nos quedamos del lado de la verdad, o nos pasamos con los chicos duros y musculosos de la Alt Right y de las masas. O Galileo o el geocentrismo. No queda otra. Yo solo puedo escoger lo primero, a despecho de que acabe más solo que la una. Es una cuestión de honestidad personal e integridad intelectual.

Tal vez mis amigos liberales de la Alt Right me puedan explicar algun día por qué decidieron de repente abrazar el populismo, a pesar de haber visitado los mayores paraninfos de la filosofía y el conocimiento general, después de rechazar ese ritual masivo que reproduce el socialismo con cada nueva manifestación, después de saber de primera mano lo difícil que resulta enajenarse de la creencia mayoritaria y pensar con un poco de lógica e independencia. No obstante, ellos saben que les deseo lo mejor. No pretendo compararles con los marxistas. No voy a caer en ese tipo de equiparaciones estúpidas. Su causa es exactamente la opuesta. Pero sus medios se parecen en algunos aspectos. Por eso no puedo seguirles.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MIS NOTAS, Notas de política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s