La muerte de Epicuro


“Mientras estoy viviendo el feliz ultimo día de mi vida, me han acaecido dolores en la vejiga y en las vísceras mayores de los cuales no pueden darse. Pero por encima de todo resiste y contrasta con ello la serenidad del alma cuando recuerdo nuestros razonamientos filosóficos de otros tiempos” (Epicuro, Epístola e Idomeneo, 341 a C.- 270 a C.)

Nadie ha vuelto a describir con tanta genialidad y contundencia el amor que una persona puede llegar a sentir por la filosofía.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MIS AFORISMOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s