La casta de Pablo Iglesias


Pablo-Iglesias_EDIIMA20130920_0396_4 Pablo Iglesias afirma que su partido ha nacido para combatir a la casta, en clara referencia a todos esos políticos y burócratas que hoy en día campan a sus anchas en las instituciones democráticas, llevándoselo crudo, sin dar un palo al agua. Y tiene razón en un aspecto: la casta política tiene que ser exterminada sin demora, cual tumor maligno. Pero de lo que nadie se percata es de que el propio Pablo Iglesias forma parte de la misma estirpe, y no importa que todavía no haya llegado al poder. La tradición intelectual que le precede ha sido y es la única que provoca todos esos desmanes políticos. Podemos, el partido que dirige con mano de hierro Pablo Iglesias, no va en contra de la casta. Podemos es la casta. Dice el diccionario que casta significa ascendencia y linaje. Y si nos vamos a lo básico, a las ideas, constatamos que ésta definición se ajusta como un guante a las creencias que enarbola y pregona este nuevo partido. No existe mayor linaje que ese que traspasa toda la historia del hombre, que se origina en Esparta, de la mano de adalides tan insignes y eruditos como Sócrates o Platón, que se moderniza y se vuelve académico con el mercantilismo y el marxismo, que se pone en práctica bajo el yugo de los totalitarismos y los fanatismos que asolaron y llenaron de muertos el siglo XX, y que se intenta reciclar y reinventar con ese socialismo refrito y esas democracias bananeras que proliferan en el mundo en este último siglo. La mayor casta de todas es la que lleva toda la historia ejerciendo el dominio, sodomizando y ultrajando a los individuos, mediante el uso injusto de la fuerza del Estado. Me refiero a la ideología comunista y socialista. Esa es la única casta que existe, la única que puede perdurar siglos, la única que sabe como apoltronarse y encastillarse en el poder, al objeto de limitar nuestras libertades más básicas, la única que defiende abiertamente un régimen hegemónico de mil años, el fin de la historia y el paraíso perpetuo. La camarilla de Podemos solo es la última entrega de este culebrón que se antoja eterno. Díganme ahora si no es una casta. La segunda acepción que tendría que contemplar el diccionario debería hacer referencia a este partido de nueva creación que, en el fondo, es tan antiguo como el átomo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MIS NOTAS, Notas de política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La casta de Pablo Iglesias

  1. Jose dijo:

    Pero hombre, ¡parece que te has caído de un guindo!

    1º sé preciso: no es PODEMOS, sino Pablo Iglesias, Monedero y alguien más como Errejón.
    El resto es la comparsa que le va a dar el poder.

    2º Pablo Iglesias es la casta universitaria: a ver qué estudiante universitario acaba la carrera y se queda en el departamento, hace el erasmus en Italia, consigue la beca de Cajamadrid para estudiar en CAMBRIDGE….(con las recomendaciones de sus profesores).

    3º Pablo Iglesias es la casta en el sentido de un grupo que no es democrático y quiere mantenerse en el poder a costa de lo que sea (claro que él tiene que conseguirlo primero, pero den tiempo al tiempo). Para ello no importa:

    – mentir (donde dije Digo ahora digo Diego),

    – ocultar sus verdaderos objetivos políticos (todos intuimos que son comunistas) -aunque suelta de vez en cuando alguna cita de Gramsci ( un guiño para atraerse a los comunistas de Izquierda Unida, que son los que de verdad saben quien es Gramsci) (Gramsci, a diferencia de Lenin o Stalin no tiene un pasado criminal que ocultar ni una experiencia política real que acabó en fracaso).

    – manejar a la gente: con la creencia de que hacen “democracia” les incita a debatir democraticamente sobre cualquier cosa, que ya se encargará él y su equipo de separar “el grano de la paja” y aplicar lo que le salga de las narices. Esto le sirve de legitimador de su movimiento de masas. Por cierto, que eso no es democracia. Democracia es cuando tu dinero está en juego, no el de los demás.

    – manipular a la gente: está presentando el problema de España como si fuese la corrupción de la CASTA.
    Es mentira. La corrupción es un problema y grave. Pero el verdadero problema de España es el paro y la falta de empresas que den empleo y paguen con sus impuestos el Estado del Bienestar. Lo que pasa es que es más fácil soliviantar al personal con la corrupción (sobre todos a los que tienen problems laborales), que ofrecer soluciones reales para crear empresas. De hecho no sabe ninguna: es un teórico del marxismo y de la lucha callejera. También es un experto en comunicación. Por eso intenta soliviantar, indignar a la gente: por que así está creando el movimiento de masas que le de el poder e imponga el Estado de sus sueños (tipo boliviarano bananero de Venezuela, pero sin su petróleo).

    En fin, para qué continuar. ya ve la catadura moral del personaje: tan inteligente como manipulador. Con una gran base teórica para conseguirlo y con una gran experiencia como consultor en Venezuela y como comunicador a través de sus clases en la Universidad y de sus programas en la Tuerca.
    Ahora este Iglesias dice que él es de los que perdieron la guerra (la civil española, se entiende). Yo creo que la guerra civil la hemos perdido los demás.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s