Yael Fareche, otra víctima del fanatismo


AAdXyGnVivimos en una sociedad supuestamente civilizada, compuesta de personas cívicas y agradables. Pero debajo de este revestimiento artificial, ruge el animal que todos llevamos dentro. En algunos países árabes se entretienen asesinando a los niños y violando a las mujeres. En el mundo occidental no es posible ya esa via de escape para los instintos. Pero estos se siguen manifestando de otra manera: se asesinan las palabras, se destruye la vida literaria de una persona y se calumnian sus obras sin motivo, todo para denunciar un hecho inexistente, inventado a tal efecto. Realmente, el ser humano es un especimen indeseable, capaz de inventarse historias falsas para hundir la vida de los demás, capaz de ver racismo allí donde solo existe valentía y claridad. Alguien describe a los negros como lo que son, y en seguida las hienas se abalanzan sobre el cuello del interfecto. Vivimos en la hipocresía constante y en la corrección política. Y lo peor es que todos estos perros sarnosos han acabado trasmitiendo la rabia a todo el mundo. Los medios de comunicación se hacen eco de la noticia. Acusan a una persona por llamar negro a otra que, oh dios mio, resulta que es negro de verdad. Le tachan de racista después de ver un vídeo donde en ningún momento se dice que los negros son indeseables por el mero hecho de ser negros. Ni siquiera ese es el tema que aparece en dicho vídeo. Mi impresión al ver la grabación fue de completa sorpresa. La gente no denuncia el racismo. La gente lleva el racismo en las venas y por eso lo ve por todas partes y critica la mera descripción del color que puedan hacer otras personas. Son hipócritas. Y estúpidos. Y todo ello se refleja en los medios de comunicación. Los periódicos tradicionales publican noticias tergiversando la información, para que parezca que la perseguida ha sido apaleada y crucificada con motivo. Y Facebook le cierra la cuenta, convirtiéndose en la nueva censura. Realmente el mundo no ha dejado de ser lo que siempre fue: ruido y furia. El animal que llevamos dentro sigue rugiendo, aunque ahora esté perfumado y vaya depilado y aderezado con mil finuras. Somos imbéciles. Y no lo sabemos. Igual que los animales. Mis respetos y todo mi ánimo para Yael Fareche. Sigue adelante. Aunque te quemen los libros, aún te queda la dignidad y el respeto de algunos. Eso, teniendo en cuenta como es el mundo de hoy, y lo difícil que resulta remar a contra corriente, ya es mucho.

Enlace al video de Yael que ha ocasionado el revuelo:

http://acapulco70.com/problemas-del-primer-mundo/

Añado a continuacion las explicaciones de Yael, para que se extienda la verdad en la medida de lo posible:

Yael Fareche: “Las últimas 72 horas fueron una auténtica vergüenza: los periódicos El País y Público publicaron en sus versiones web artículos acerca de mí llamándome racista y clasista. Incluyeron una versión editada de mi vídeo del probador en la que sacaron frases de contexto para que pareciera que lo que dijeron de mí era verdad. El País incluso utilizó de titular una frase entrecomillada que yo nunca dije como si fuera una cita textual de mi vídeo. Mi abogado me dijo que me quedara tranquila y esperara a que la ola pasara para actuar. Me tranquilicé pensando que cualquiera que quisiera conocer la verdad podría ver mi vídeo directamente en mi cuenta de Facebook y descubrir que nada de lo que dijo Público ni El País era cierto.”

Pero entonces un grupo de personas me reportó a Facebook con alguna excusa y Facebook me quitó mi cuenta. De manera que la única versión de los vídeos que quedó en internet era la versión editada de El País. He tenido que pelear mucho para que me devuelvan mi cuenta, pero en mi blog podéis leer un post que escrbí contando toda la historia de lo que ocurre cuando periódicos de tirada nacional desatan un linchamiento colectivo en contra de un ciudadano cualquiera como lo soy yo:

http://acapulco70.com/me-cerraron-la-cuenta-de-facebook/

Gracias a todos los que me apoyaron en Twitter, los que me escribieron emails, y me ayudaron a difundir mi versión de los hechos.”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MIS NOTAS, Notas de sociología y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s